05Mar

In Calderon's six-year term speculative investment grew

Although these five years entered the historic figure of 167 billion dollars, there was a significant restructuring over the presidency of Vicente Fox: Banxico.

La inversión extranjera en México alcanzó un monto histórico durante el primer lustro del mandato de Felipe Calderón; sin embargo, en los últimos dos años registró un incremento del capital especulativo y de poco impacto en el crecimiento económico y la generación de empleos, revelaron datos de Banco de México.

De acuerdo con las cifras de la balanza de pagos de México, entre 2007 y 2011 la inversión extranjera total contabilizó un flujo de 167 mil 74 millones de dólares, monto superior a los 131 mil 700 millones que ingresaron en los primeros cinco años del mandato del ex presidente Vicente Fox.

Durante el periodo 2001-2005 del total de la inversión extranjera que llegó al país el 92.3 por ciento fue directa (IED) —la que sí genera crecimiento económico y creación de empleos— y el restante 7.7 por ciento fue inversión de cartera, también es considerado como capital golondrino.

En contraparte, el lustro de la gestión de Felipe Calderón la composición de las inversiones tuvo un cambio significativo, pues entre 2007 y 2011 la IED registró una participación de 61.4 por ciento, contra un peso de 38.6 por ciento por la parte del capital golondrino.

El cambio en esta estructura se acentuó entre 2010 y 2011, años en los cuales ingresó más inversión de cartera y no así la directa.

En esos dos años, la inversión extranjera en México sumó 88 mil 823 millones de dólares, de los cuales 39 mil 647.4 millones (45 por ciento) fue directa y 49 mil 176 millones (55 por ciento) fue de cartera.

Es decir, en los últimos dos años, de cada 100 dólares que entraron al país por parte de los inversionistas del exterior, 55 dólares fueron a la especulación, por 45 que se fueron a las empresas y la generación de empleos.

La inversión de cartera se divide en mercado de dinero y accionario, en el primer caso los flujos de capital sirven para la adquisición de instrumentos como Cetes, Bonos, Udibonos, Tesobonos, entre otros, mientras que en el segundo caso se encuentran las apuestas en acciones de la Bolsa Mexicana de Valores.

El analista de mercados de Actinver Jaime Ascencio asegura que mientras no se avance en los temas de reformas estructurales que tiene pendientes el país, la inversión extranjera directa se mantendrá sin grandes movimientos y seguirán entrando los promedios que hasta ahora se observan, no mayores a 30 mil millones de dólares al año.

“Lo ideal en el país es que la inversión extranjera directa fuera mayor, pero para ello se requieren reformas estructurales que alienten a la iniciativa privada para apostar más en el territorio”, dijo el experto.

Por esa razón, abundó el analista de Actinver, los inversionistas se dirigen a la parte más líquida del mercado, pues dada la estabilidad del país, las condiciones son más atractivas y los riesgos a salidas abruptas de capitales se han reducido en últimos años.

En ese sentido, el director de análisis bursátil del banco Ve por Más, Carlos Ponce, dijo que la mayor apuesta de los inversionistas a la inversión de cartera también manifiesta un reconocimiento e interés al mercado mexicano.

“Es un reconocimiento dada las mejores condiciones del país en comparación con otras naciones, los indicadores de endeudamiento, crecimiento, inflación, han ayudado a que los inversionistas vean más a México”, afirmó.

Rafael Camarena, analista económico de Santander, dijo que las cuentas con el exterior muestran una amplia fortaleza del país, esto al considerar como moderado el déficit de cuenta corriente y los elevados flujos de inversión extranjera tanto directa como de cartera.

“Ello representa un elemento significativo de estabilidad económica pese a lo complicado del entorno internacional”, aseguró.

Priva la incertidumbre

La debilidad del mercado externo y de la economía mundial, así como la inestabilidad financiera internacional hicieron más cautelosos a los inversionistas mexicanos en el exterior, quienes decidieron realizar una apuesta menos agresiva en 2011 respecto a 2010.

Y es que, de acuerdo con los datos de Banco de México, las empresas mexicanas invirtieron 9 mil 640 millones de dólares en el año pasado, 29 por ciento menos que durante 2010.

Lo anterior se desprende de la frágil situación económica, que a decir de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, pese a los esfuerzos por parte de los europeos y los mejores indicadores de la actividad productiva estadunidense, aún se encuentra en la zona de peligro.

El año pasado, los problemas de deuda soberana en Europa, principalmente en Grecia, volvieron más cautos a los inversionistas mexicanos.

Incluso, el ex gobernador de Banco de México Guillermo Ortiz Martínez criticó el programa de reestructura de Grecia, pues lo calificó como más instrumentado y diseñado.

Condición generalizada

Vale recordar que, de acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), la posición de no los residentes en títulos de renta variable tuvo mal cierre en 2011, ya que salieron del mercado más de 32 mil millones de dólares.

Los datos del instituto central muestran que la inversión de extranjeros en el mercado de renta variable alcanzó los 129 mil 257.2 millones de dólares a diciembre del año pasado, cifra 20 por ciento menor a la registrada en igual periodo de 2010, cuando ascendió a 161 mil 334 millones de dólares.

De acuerdo con varios especialistas consultados por MILENIO en febrero pasado, esta baja puede explicarse no por una salida de capitales, sino por el cambio a instrumentos financieros de inversión menos riesgosos o con mayor estabilidad.

Según los especialistas, la recuperación de estos capitales se dará a lo largo de 2012, principalmente hacia la segunda mitad del año, pues preveían que los mercados podrían repuntar no solo en el mercado de deuda de renta variable, sino también la fija, debido a la reducción de riesgos ligados a la crisis europea.

Causa y efecto

En 2011 los inversionistas buscaron mercados más seguros que los emergentes, aun cuando fueran menos rentables, afirmó Sergio Martín, economista en jefe de HSBC en México.

Este 2012 puede que se recupere la entrada de inversionistas extranjeros en renta variable, pues el mercado ha retomado fuerza, la cual podemos apreciar en el fortalecimiento que ha tenido el tipo de cambio, añadió Carlos Ponce, director de análisis bursátil del banco Ve Por Más.

Estos capitales son conocidos como golondrinos, que sirven para importantes niveles de liquidez en el país.

Posted in Government